Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 noviembre 2011

No se pierdan todos ustedes pasarse por el FICX (sic) a gafapastear un poco, ya que el ínclito festival, además de para pasear tu flamante  última edición de la Cahiers du Cinema, es también un lugar propicio para la socialización entre personas del sexo opuesto, del mismo y asexuales (sobre todo). Así, entre peli y peli o en una de esas soporíferas colas (a veces, menos que el film que se verá a continuación) para comprar las entradas, podrás comentar con ese dulce clon de Amelie que te ha subyugado qué te ha parecido la última sensación del cine iraní que reflexiona, en plano fijo por un polvoriento desierto, sobre la emancipación de la mujer en la Asia islámica o el innovador intento de derribar los patrones clásicos de narración cinematográfica de algún discípulo de Peter Greenaway. Que te gusten las pelis o no es casi tan irrelevante como que Gaspar Llamazares haya vuelto a ser cabeza de lista de IU para las elecciones generales, no os preocupéis.
Y por si ello no funciona, siempre quedan los conciertos de los grupos más variopintos, donde podrás impresionar al objeto pasivo de tus fantasías románticas bailando o, tras fijarte en la chapita de Belle & Sebastian que muestra con orgullo, comentar para sorpresa y regocijo del/la susodicho fan que una vez pasaste por un esquina donde meó el perro del cantante, para acabar juntando alegremente las gafas de pasta.

Anuncios

Read Full Post »

Robándole la idea sin rubor ninguno a mi querida pellejuda, aquí van mis diez planos secuencia favoritos:

 

– Ténebre (1982, Dario Argento). El maestro del giallo dándonos, a pesar de no ser una de sus mejores películas, una muestra de su talento visual y, como siempre, acompañado por los extraordinarios Goblin.

 

– Toro Salvaje (1980, Martin Scorsese). La salida de Jake LaMotta desde el vestuario hasta el ring pasando por el público mientras suena Guglielmo Ratcliff de Pietro Mascagni (autor también de la Cavallería Rusticana de los inolvidables títulos de crédito). Scorsese en estado puro.

 

-Breaking News (2004, Johnnie To). El mejor director hongkonés de acción de lo que va de milenio dando una lección sobre cómo comenzar una película.

 

– Soy Cuba (1964, Mijail Kalatozov). El fragmento del funeral, un ejemplo del poderío visual y técnico de toda la exuberante película, influencia para maestros como Tarkovski, Scorsese o Paul Thomas Anderson (quien la homenajeó en la magnífica escena de la piscina, chapuzón de la cámara incluido).

 

– Boogie Nights (1997, Paul Thomas Anderson). Si la escena de la piscina rinde culto a Kalatazov, en la escena inicial Anderson rinde pleitesía a tres directores de una vez: Scorsese en la entrada al local, Altman en la confluencia de personajes y De Palma en el ambiente discotequero. Puro talento.

 

– El Juego de Hollywood (1992, Robert Altman). Y hablando de Altman, la famosa escena inicial de The Player no podía faltar en la lista.

 

– Expiación (2007, Joe Wright). Junto con Alfonso Cuarón, el gran adalid del plano secuencia del cine occidental actual. Tanto en Orgullo y Prejuicio como en Hanna tiene grandes ejemplos del ídem, pero ésta descomunal escena se lleva la palma.

 

– Hijos de los Hombres (2006, Alfonso Cuarón). El mexicano, que ya se había permitido el lujo de rodar su corto para Paris je t’aime en una toma, da el do de pecho en Children of Men, con una escena que, si bien no tiene tanta duración como la también impresionante secuencia de la batalla, es una imponente muestra de sus cualidades técnicas (ayudado por unos actores soberbios). Magistral.

 

– Snake Eyes (1998, Brian De Palma). Me da igual que esté trucado (tiene varios cortes disimulados en barridos y gente pasando), me da igual lo irregular que ha sido De Palma en las últimas décadas, me da igual que el film no sea ni mucho menos redondo o que Cage esté insoportable, ésta es una escena que sólo está al alcance de un auténtico genio, de un visionario, de uno de los mejores plasmadores visuales de la historia del séptimo arte. Ésto es CINE.

 

– Uno de los Nuestros (1990, Martin Scorsese). Como CINE en estado puro es ésta escena de su amigo y padre de su ahijado, el Goya de la calle 10 como le apodó su amigo el gran Michael Powell (marido de su montadora, la no menos grande Thelma Schoonmaker) realiza una secuencia icónica del cine de las últimas décadas, la escena definitiva de un autor en estado de gracia, el monumento al cine del maestro.

(El video con sus comentarios así como los de el director de fotografía y el guionista, imprescindible)

 

– Sed de Mal (1958, Orson Welles). Y los últimos serán los primeros, así que la última plaza para el más grande entre los grandes, la obra maestra final:

(Pongo las dos variantes de la secuencia, primero la versión con ruido ambiente y música jazz y después, la que personalmente más me gusta, con música de Henry Mancini)

 

 

PD: Me han salido 11, lo sé, qué se le va a hacer ;D

Read Full Post »