Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 diciembre 2011

Marvelous

Cuatro leyendas juntas: Richard Steele, uno de los mejores árbitros de la historia, los entrenadores Goody y Pat Petronelli y el extraordinario peso medio "Marvelous" Marvin Hagler.

 

Para mí hablar de Hagler no es fácil, por la sencilla razón de que es mi boxeador favorito de toda la historia. Gracias a él comencé a amar el boxeo, sobre todo gracias a sus enfrentamientos con Thomas Hearns, Roberto Durán o Sugar Ray Leonard, en la que es, posiblemente, la mejor época de toda la historia de los pesos medios.

Marvin comenzó a entrenar con los hermanos Petronelli, con los que trabajó toda su carrera profesional, en Brockton (Massachussetts), la misma ciudad que vio dar sus primeros golpes a Rocky Marciano.
Ya en sus primeros años como profesional a comienzos de los 70 se hace con un nombre y vence al campeón olímpico Sugar Ray Seales, pero por aquella época no era nada fácil llegar a competir por el título mundial, más si como le dijo a Hagler en una ocasión Joe Frazier: “lo tienes difícil, chico, nadie va a querer pelear contigo porque eres negro, zurdo… y muy bueno”. En esas circunstancias, Marvin, que ya va siendo conocido como Marvelous, se va a pelear a la ciudad donde se practica el boxeo más duro de todo el país, Filadelfia.

En Filadelfia no había títulos ni campeonatos, pero había tanto o más nivel que en éstos y tenía al público más exigente. Allí se enfrenta y vence a durísimos boxeadores como Eugene Hart o Bennie Briscoe y recibe las dos primeras derrotas de su carrera, a los puntos ante Bobby Watts (fue calificado como un auténtico robo) y Willie Monroe (Hagler peleó con fiebre). En las revanchas contra los dos, Marvin gana por KO.

Ya en 1979, tras haberse demorado en exceso su premio de combatir por el título del mundo (Hagler llegó incluso a pedir ayuda a senadores para que se acabara con su discriminación) le llega su oportunidad de ser campeón mundial y se enfrenta al correoso italiano Vito Antuofermo. Es una guerra sin cuartel y el combate es declarado empatado, quedándose Marvelous sin el título por el que tanto había luchado y para el que tanto le había costado ser aspirante. Hagler no se desanima, sigue peleando sin descanso y al año siguiente le llega su segunda oportunidad de proclamarse campeón del mundo. Esta vez no la desaprovecha, y en los siempre duros rings ingleses consigue vencer al campeón e ídolo local Alan Minter en Londres.

 

 

Por fin, tras tanto esfuerzo, había conseguido su sueño y no iba a dejarlo escapar, así desde 1980 hasta 1987 realiza 13 defensas de su título (que además, unifica) contra guerreros como el campeón olímpico John “la Bestia” Mugabi, de nuevo Vito Antuofermo (sacándose la espina del empate de su primer intento por alcanzar el trono mundial), William Lee (le duró 67 segundos), Mustafa Hamsho (dos veces), Juan “el Martillo” Roldán y contra auténticas leyendas como Roberto “Mano de Piedra” Durán (durísimo combate, Marvin a pesar de ganar fue ingresado en el hospital esa noche) o Thomas “Hitman” Hearns, en el que es, para mucha gente, el mejor combate de la historia del boxeo. Finalmente Marvelous perdería su título en 1987 en una decisión polémica, de la que todavía se sigue hablando hoy en día, contra otro de los mayores talentos que ha dado el boxeo norteamericano en los últimos 30 años: Sugar Ray Leonard. Dos jueces dieron vencedor a Leonard y otro a Hagler en un combate muy igualado en el que los dos boxeadores mostraron lo mejor de su repertorio. Marvelous, que se sintió estafado por la decisión, quiso la revancha y recuperar su título, ya que además se habia quedado a tan sólo una defensa del record del argentino Carlos Monzón, pero Sugar Ray la rechazó. Entonces el gran campeón anunció su retirada, a pesar de que todavía le quedaba mucho boxeo en los puños. Hagler es uno de esos casos de retirada honrosa en la cima y firme, ya que, al contrario que la mayoría de ex campeones que se marchan y vuelven, Marvelous nunca volvió a pesar de verse en buena forma y recibir suculentas ofertas, sino que fue a vivir a Milán e intentó iniciar una carrera de actor.

Marvin Hagler es, sin duda alguna, uno de los tres mejores pesos medios de la historia junto a Sugar Ray Robinson y Carlos Monzón, y uno de los boxeadores más duros y completos que se ha subido a un ring en toda la historia. Se retiró con un record de 62 victorias (52 por KO), 3 derrotas y dos empates en 67 combates.
Fue un boxeador que nunca lo tuvo fácil, que se peleó con todo aquel con el que se le puso delante, un prodigio físico (estuvo toda su dilatada carrera en el peso medio) y técnico (aunque peleaba con guardia zurda, en realidad era diestro, y también peleaba en combates con ésta guardia sin bajar su rendimiento), además e ser uno de los mejores encajadores de la historia del boxeo, de hecho, Hagler nunca fue tumbado ni una vez en toda su carrera.

 

El Hagler vs Hearns

 

 

 

O los tres mejores asaltos de la historia del boxeo.

15 de abril de 1985, Caesars Palace, Las Vegas. Campeonato del mundo de los pesos medios.

Dos de los mejores boxeadores de la historia, en la cima de sus carreras, se enfrentan por fin tras muchos rumores y frases cruzadas. Hagler lleva más de 5 años como campeón unificado del peso medio aniquilando a todos los aspirantes que le han ido llegando. Hearns, por su parte, viene desde el peso welter y superwelter venciendo a leyendas como Pipino Cuevas, Wilfred Benitez y Roberto “Mano de Piedra” Durán (al que destrozó en dos asaltos, mientras que Hagler había sudado sangre para ganarle a los puntos).
Cada boxeador se embolsa 5 millones de dólares por la pelea, sin duda, el mejor enfrentamiento posible en aquel momento.

 

 

Comienza el primer asalto y nada de medir y estudiar al rival, Hagler se lanza a por su rival y los dos le lanzan bombazos increíbles sin descanso durante todo el round (seguramente, el mejor primer asalto de la historia). Hearns coloca una brutal derecha a Hagler que le produce un feo corte en la frente. Mal comienzo para Marvelous, pero en la segunda mitad del round coloca fortísimas manos a Hearns (atención a la última combinación de tres golpes a pocos segundos de finalizar el asalto).

El segundo round no pierde agresividad, pero Hearns, que ha debido notar las manos recibidas, comienza a moverse más por el ring en vez de ir al intercambio de golpes como en el asalto inicial. Mientras Hagler sigue con su boxeo de presión, siempre atacando. Los dos se colocan manos peligrosas, pero a estas alturas ya parece evidente que las de Hagler hacen más daño a su rival que viceversa. Pero Marvelous tiene también algo en su contra, la herida de la frente, más sangrante con cada golpe que le da Hearns. A estas alturas del combate (tan solo el segundo round), tener un corte tan feo es un handicap enorme.

Tercer asalto. En el descanso el cutman de Hagler intenta cerrarle la herida, mientras en la esquina de Hearns le piden velocidad y que se mueva, saben que la estrategia de intentar acabarle cuanto antes ha sido errónea, no esperaban que hubiera nadie más fuerte que Hearns, pero se lo han encontrado. Comienza el round y la táctica de Hearns surte efecto, se mueve picando y saliendo de la corta distancia en la que Hagler le destrozaría. Sucede lo peor que le podría ocurrir a Hagler: el árbitro, Richard Steele, para el tiempo y le lleva a la esquina del doctor para que le examine la herida de la frente. Steele le dice a Marvelous: te doy este asalto, al acabar el round te paro la pelea. Hagler, con el combate prácticamente perdido, se lanza a la desesperada intentando acabar con Hearns antes de que suene la campana. Y cuando peor lo tenía, sucede. Una mano terrorífica alcanza de lleno a Hearns y lo deja trastabillado, una segunda mano lo manda casi ko a las cuerdas y una vez allí lo termina con una tercera. Hearns queda en el suelo destrozado, consigue levantarse a duras penas, pero Richard Steele no le deja continuar. Victoria por KO técnico de Marvin Hagler. Gloria eterna.

 

Anuncios

Read Full Post »