Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘mamonadas’ Category

Como cada año, os traigo los premios del absurdo científico del pasado año. Aunque este año veo un nivel más flojo que el de otros, hay algún que otro caso impagable:

 

  • Premio de psicología a Anita Eerland, Rolf Zwaan, y Tulio Guadalupe por su estudio «La torre Eiffel parece más pequeña por estar inclinada a la izquierda».
  • Premio de la paz a la empresa rusa SKN por convertir viejas municiones en nuevos diamantes.
  • Premio de acústica a Kazutaka Kurihara y Koji Tsukada de Japón por crear el SpeechJammer, una máquina que hace que a una persona le resulte muy complicado hablar haciéndole oír su propia voz con un cierto retraso.
  • Premio de neurociencia a Craig Bennett, Abigail Baird, Michael Miller, y George Wolford por demostrar que los investigadores, usando instrumentos complicados y estadísticas simples, pueden ver actividad cerebral significativa en cualquier sitio – incluso en un salmón muerto.
  • Premio de química a Johan Petterson por resolver el misterio de por qué en algunas casas de la ciudad sueca de Anderslöv el pelo de algunas personas se volvió verde.
  • Premio de literatura a la Oficina de Contabilidad General de los Estados Unidos por publicar un informe acerca de informes que recomienda la preparación de un informe acerca del informe acerca de informes acerca de informes. (a ver si no me dejé ninguno)
  • Premio de física a Joseph Keller, Raymond Goldstein, Patrick Warren, y Robin Ball por calcular las fuerzas que dan forma y movimiento a una coleta de pelo humano.
  • Premio en dinámica de fluidos a Rouslan Krechetnikov y Hans Mayer por estudiar lo que sucede cuando una persona camina con una taza de café en la mano.
  • Premio de anatomía a Frans de Waal y Jennifer Pokorny por descubrir que los chimpancés pueden identificar a otros chimpancés sólo con ver fotografías de sus traseros.
  • Premio de medicina a Emmanuel Ben-Soussan y Michel Antonietti por dar consejos para minimizar el riesgo de que sus pacientes exploten a doctores que practican colonoscopias.

 

Fuente: http://www.microsiervos.com/archivo/humor/premios-ig-nobel-2012.html

Read Full Post »

El último recurso de Los Vengadores en The Ultimates contra una amenaza alienígena que está a punto de destruir la Tierra: darle de bofetadas a Bruce Banner y, una vez convertido en Hulk, decirle que los extraterrestres se están follando a su novia y llamándole maricón.

Capitán América: ¡Hulk! ¡No lo entiendes! ¡No se trata de ti o de mí! ¡Se trata de tu novia!

Hulk: ¿Qué sabe estúpido hombre azul de Betty Ross? ¡Hombre azul, di a Hulk o Hulk empieza a espachurrar cabeza!

Capi: No sé mucho…aparte del hecho de que aquel tío desnudo de allí dice que se la ha estado tirando todo el tiempo que tú has estado aislado.

Hulk: ¿QUÉ? (golpeando al tío desnudo) ¿Tío desnudo cree que Hulk es estúpido? ¿Tío desnudo cree que Hulk no lo descubre? Hulk enseña a tío desnudo qué pasa si toca a la novia de Banner…¡Hulk toca a tío desnudo como tío desnudo toca a Betty!

 

Hulk: ¡Tío desnudo se cree muy listo, pero el cerebro no gana peleas! ¡Banner tiene cerebro y la gente pisotea a Banner! Lo único que importa es la fuerza…¡y Hulk es el más fuerte del mundo!

Capitán América: ¡Atención, Hulk! ¡Te habla de nuevo el Capitán América! ¿Ves esas naves del cielo? ¿Las máquinas triangulares? Bueno, antes he hablado con los pilotos, ¿y sabes qué me han dicho? ¿Sabes lo que dijeron de ti, Hulk? Te han llamado mariquita, chico…¿Vas a dejar que se queden tan anchos?

Hulk: ¡No! Hulk no es mariquita… (abalanzándose sobre las naves) ¡¡HULK HETERO!!

 

El final se puede deducir, lo cierto es que en los Vengadores del gran Mark Millar, Hulk no le gusta un pelo que nadie salga con su novia, más si es una estrella de cine para adolescentes:

 

 

Dr Hank Pym: Oh, Dios mío. ¿Banner ha hecho todo esto en diez minutos? (plano aéreo de helicópteros transportanto a Pym convertido en Hombre Gigante por un Manhattan hecha añicos).

Nick Furia: Según las fotos satélite, ha asesinado a docenas de personas, se ha bebido un camión de cerveza y ahora mismo parece que está robando un enorme par de pantalones a un cadáver gordo, Hombre Gigante. Imagínate lo que va a hacer cuando pille a su novia con Freddie Prinze Jr.

 

Read Full Post »

No se pierdan todos ustedes pasarse por el FICX (sic) a gafapastear un poco, ya que el ínclito festival, además de para pasear tu flamante  última edición de la Cahiers du Cinema, es también un lugar propicio para la socialización entre personas del sexo opuesto, del mismo y asexuales (sobre todo). Así, entre peli y peli o en una de esas soporíferas colas (a veces, menos que el film que se verá a continuación) para comprar las entradas, podrás comentar con ese dulce clon de Amelie que te ha subyugado qué te ha parecido la última sensación del cine iraní que reflexiona, en plano fijo por un polvoriento desierto, sobre la emancipación de la mujer en la Asia islámica o el innovador intento de derribar los patrones clásicos de narración cinematográfica de algún discípulo de Peter Greenaway. Que te gusten las pelis o no es casi tan irrelevante como que Gaspar Llamazares haya vuelto a ser cabeza de lista de IU para las elecciones generales, no os preocupéis.
Y por si ello no funciona, siempre quedan los conciertos de los grupos más variopintos, donde podrás impresionar al objeto pasivo de tus fantasías románticas bailando o, tras fijarte en la chapita de Belle & Sebastian que muestra con orgullo, comentar para sorpresa y regocijo del/la susodicho fan que una vez pasaste por un esquina donde meó el perro del cantante, para acabar juntando alegremente las gafas de pasta.

Read Full Post »

Año 1990: Aarón se levanta de la cama, tiene la cabeza como un bombo por haber estado bebiendo litronas y fumando porros en el banco del parque con los colegas hasta las 3 de la madrugada, de mala gana coge la chupa de cuero claveteada y la carpeta y sale de casa. Pira clase y va directo a la sala de recreativos, donde se encuentra con la tropa y echa un Final Fight. “Al Poti le han partido la cara los del otro barrio” suena por algún lado, “no me jodas, ¡vamos!”. Tras la escaramuza callejera, Aarón limpia su puño americano de sangre, lo vuelve a esconder en el agujero del forro interior de la chupa de cuero y se enciende un porro en el banco del parque mientras a lo lejos ve acercarse a la Jenny. “¿Qué ha pasado? Me han contado que habéis tenido movida”. Tras comentarle que no ha sido nada con orgullosa sonrisa, Aarón le mete la lengua hasta la tráquea y se marcha a casa con un: “No me llames este finde que me voy a ver a los Judas con los colegas”. Al llegar a casa su madre le abronca por ese pómulo hinchado mientras él se va directo a su habitación a poner un cassette de un grupo nuevo que le ha grabado su colega el Chino.

Año 2010: Carlos se levanta de la cama, enciende el ordenador y mira si tiene algún correo nuevo mientras su madre le apremia a que no llegue tarde. En clase no atiende demasiado ya que de reojo está repasando la historia que ha preparado para la partida de rol de esta tarde. “Hoy es el gran día, hoy por fin seré el máster y tengo que dejar el pabellón bien alto” comenta para sí mismo. Ya en la tienda de cómics donde se juega la partida, Carlos se muestra seguro y sorprende a sus compañeros de juego con varias trampas que no se esperaban. “Joder, cómo nos la has dado, Carlinos”. “No os esperábais esa aparición sorpresa de Yog-Sothoth, ¿eh?” suelta orgullosamente mientras sucede algo imprevisto y que deja lívidos y mudos a todos los jugadores. Dos chicas acaban de entrar en la tienda a preguntar por los cómics de Scott Pilgrim mientras, visiblemente incómodos, Carlos y sus colegas observan, de reojo y sin decir una palabra, esperando a que se vayan y así continuar con la partida. Una vez en casa, Carlos escribe en su foro favorito (donde es Charly666, moderador y con más de seis mil mensajes) sobre su gran día y echa una partida al WOW.

Read Full Post »

Premios Anti Nobel 2011

Para no perder las viejas costumbres (aunque fueran de la antigua época del fotolog: aquí y aquí), aquí va la lista anual de premios al delirio y la estupidez científicas:

  • Fisiología: para Anna Wilkinson, Natalie Sebanz, Isabella Mandl y Ludwig Huber por su estudio «Ausencia de evidencia de contagio del bostezo en la tortuga terrestre de patas rojas».
  • Química: para Makoto Imai, Naoki Urushihata, Hideki Tanemura, Yukinobu Tajima, Hideaki Goto, Koichiro Mizoguchi y Junichi Murakami por determinar la intensidad ideal del wasabi en forma de aerosol para despertar a las personas en caso de incendio u otra emergencia, y por aplicar esta información al diseño de una alarma por wasabi.
  • Medicina: para Mirjam Tuk, Debra Trampe y Luk Warlop (of BELGIUM), compartido con Matthew Lewis, Peter Snyder y Robert Feldman, Robert Pietrzak, David Darby, y Paul Maruff, por demostrar que las personas toman mejores decisiones acerca de algunas cosas –pero peores acerca de otras— cuando tienen una necesidad perentoria de orinar.
  • Psicología: para Karl Halvor Teigen de la Universidad de Oslo por intentar comprender por qué la gente suspira en el día a día.
  • Literatura: para John Perry, de la Universidad de Stanford, por su Teoría de la Procrastinación Estructurada, que dice: «Para conseguir grandes resultados, trabaja siempre en algo importante, usándolo como forma de evitar hacer algo que sea aún más importante».
  • Biología: para Darryl Gwynne y David Rentz por descubrir que cierto tipo de escarabajo se aparea con cierto tipo de botella de cerveza australiana.
  • Física: Philippe Perrin, Cyril Perrot, Dominique Deviterne, Bruno Ragaru y Herman Kingma por determinar por qué los lanzadores de disco se marean mientras que los de martillo no lo hacen.
  • Matemáticas: para Dorothy Martin (quien predijo que el mundo se acabaría en 1954), Pat Robertson (quien predijo que el mundo se acabaría en 1982), Elizabeth Clare Prophet (quien predijo que el mundo se acabaría en 1990), Lee Jang Rim (quien predijo que el mundo se acabaría en 1992), Credonia Mwerinde (quien predijo que el mundo se acabaría en 1999), y Harold Camping (quien predijo que el mundo se acabaría el 6 de septiembre de 1994 y más tarde dijo que se acabaría el 21 de octubre de 2011) por enseñar a todo el mundo a ser cuidadoso a la hora de hacer asunciones y cálculos matemáticos.
  • Paz: para Arturas Zuokas, el alcalde de Vilna, por demostrar que el problema de los coches de lujo mal aparcados se puede solucionar aplastándolos con una tanqueta.
  • Seguridad pública: para John Senders de la Universidad de Toronto, Canadá, por llevar a cabo una serie de experimentos en los que una persona conducía un coche por una autopista mientras un visor se bajaba y subía delante de su cara, impidiéndole ver.

Read Full Post »

Pongámonos en situación y hagamos un ejercicio de abstracción: te toca un premio en una promoción de esas en las que hay que guardar cuatro mil tapas de yogures desnatados light que consiste en un maravilloso viaje. El destino es paradisíaco, nada menos que las islas Maldivas, con todo tipo de gastos, tales como alojamiento en un islote bañado por agua turquesa, comida cocinada por Ferrán Adriá a tres metros de ti o cocaína colombiana de una pureza del 96 %, pagados. El premio, además, incluye compañía personal durante toda la estancia, la cuál no es otra que Tori Black y Sasha Grey haciendo un inciso en su fulgurante carrera como felatrices (o no). Aunque al comienzo desconfías, todo indica que sí, que increíblemente esto es real, el único pago es tener que soportar un largo viaje.

Te montas en el avión y en principio todo va perfecto: no ponen pegas con el equipaje (aprovecho la ocasión para cagarme en RyanAir y en su puta madre), las azafatas son guapas y amables y la barra libre te da la ocasión de engullir todos los Jack Daniels que te de le gana. Pero entonces vienen las sospechas, oyes cuchicheos y te parece ver comportamientos extraños pero lo achacas a tu paranoia alimentada porque ya vas federico de bourbon. Lo intentas olvidar pero entonces te das cuenta de que el rumbo que lleva el avión no es el que debería llevar, que estamos yendo en dirección contraria, momento en el que, alarmado, comentas el asunto con otros pasajeros del avión. Aunque con algún desacuerdo, la mayoría de ellos dicen que no te preocupes, que seguro que está dando algún rodeo pero que llegará a buen destino. Tras varias turbulencias y con los nervios a flor de piel porque estás seguro de que lo que ves por la ventanilla no es la primera vez que lo sobrepasas en el vuelo haces un Melendi y fuerzas a las azafatas a hablar con el piloto, el cuál sonriendo y muy sereno y cortés te dice que no, que él es el especialista y que están yendo por otra ruta para no coger tráfico pero al final habrá un giro de última hora y llegaremos en nada a nuestra Shangri-La particular.

Lo del giro de última hora te suena raro, rarísimo, y de nuevo lo vuelves a comentar con los pasajeros que te tranquilizan. Al final te relajas, piensas que dentro de una hora vas a estar en una tumbona en una playa virgen hablando del cine de Werner Herzog y Catherine Breillat con Sasha mientras Tori te enseña lo que es la postura de Andrómaco. Te dices a ti mismo: todo va a encajar como un hermoso rompecabezas, el final va a ser una catarsis de dimensiones legendarias, va a ser perfecto. Per-fec-to.

Y entonces sucede. Bajas del avión con la boca abierta y las manos temblando. Reconoces el lugar. Sí, lo has visto antes. En Callejeros. O en España Directo. Sin duda lo reconoces. Es el barrio de las 3.000 Viviendas de Sevilla. Un sudor frío te recorre todo el cuerpo mientras dos figuras desiguales y contrahechas se te acercan y te dicen que son tu compañía para la estancia. En este caso no dudas de dónde las has visto, te has pasado demasiados días trasnochando riéndote de ellos en compañía de Jesús Cárdenas. Carmen de Mairena te da dos besos mientras Pozí te alarga un interminable brazo mientras susurra: muh guapo, mi arrma. Huyes de allí buscando ayuda, encuentras a tus compañeros de viaje y con lágrimas en los ojos les cuentas lo que ha pasado. Un par de ellos, en estado de trance, te lanzan una mirada que al contactar con la tuya te hace estar seguro de que sienten lo mismo que tú, que, en definitiva, han puesto sus ilusiones durante un montón de tiempo en una gran, miserable e ignominiosa mentira que los pilotos se han encargado una y otra vez de asegurar que es real. Pero entonces viene lo peor, salvo el par de pasajeros a los que les ha dado un tabardillo del que es posible que no vuelvan, el resto de pasajeros te dice que “no, que no está tan mal, oye, no es lo que esperaba pero me gusta igual” mientras otros, furibundos, te atacan diciéndote que no tienes ni idea porque lo importante era “disfrutar del viaje”. Otros, pobrecitos ellos, todavía piensan que están en la playa de las Maldivas aunque ya les han dado el palo cuatro veces y comparten habitación con el burro del Tito Casiano que, con su boina y bastón sentado en una pequeña silla en la calle,  les pide dinero por “vigilarles” el coche.

Ahora pensaréis: ¿y a qué coño viene todo esto? Pues, amigos míos, algo muy similar a ésto es lo que sentí yo cuando vi el final de Perdidos.

Read Full Post »

Los motores rugen esperando la señal. El público espera sin aliento el comienzo de la batalla final. Los corredores cierran los ojos y realizan en sepulcral silencio sus últimos ruegos a Dios. El espíritu incorpóreo de Ayrton Senna se aparece a varios presentes que sufren desmayos tras la epifanía. La tensión del ambiente crece hasta límites casi insoportables. 3,2,1… Los cavallinos rampantes vuelan en primera posición seguidos de las flechas plateadas. Alonso, con una arriesgada artimaña, adelanta a Hamilton. Ron Dennis traga amargamente saliva. Flavio Briatore, a la vez que se zumba a una jamelga que le saca dos cabezas, grita: “Bravoooo Fernaanndooo!”.

De repente, algo extraño ocurre ante los atónitos millones de personas que presencian la carrera. Hay un amasijo de hierros rodeados de humo en medio de la pista. “¿Qué ha pasado?!” grita con voz temblorosa y acuosos ojos un Lobato desencajado. “¡Parece que son Alonso y Hamilton!” rezan voces de auricular inconexas. La repetición saca de la duda al mundo entero: Alonso ha realizado una maniobra suicida. Choque frontal contra la máquina de Hamilton. El bicampeón del mundo, en un momento de total y absoluta lucidez, ha decidido, en un admirable acto de redención, acabar con su patética y miserable vida no sin antes llevarse por delante a ese chaval negro de hostiable sonrisa que le ha jodido la vida este último año. La cabeza cercenada de Hamilton, tras volar por los aires 30 metros, se estrella contra la pared delante de un técnico que asegura que de los labios del inglés sin vida salen las póstumas palabras “hijo puta”. El público aulla cual felatriz protagonizando una peli con Rocco Siffredi. Anthony Hamilton, en estado de shock, es retirado en ambulancia con una camisa de fuerza. “¿Dónde está Ron Dennis?” se pregunta todo el mundo. “Oh, Dios mío” El jefe de McLaren se encuentra en la línea de meta con la mirada perdida y un bote de gasolina (BMW, que tiene menor temperatura y es más fresquita) en la mano. Los ténicos de la escudería inglesa corren hacia él pero no llegan a tiempo, un fogonazo les tira violentamente hacia atrás mientras un indescriptible olor a carne quemada les inunda. Sus últimas palabras han sido: “No puedo vivir sin él”. Pedro Almodovar, que ha abandonado momentaneamente su palco en el Tenis Master Series tras los murmullos y se ha puesto frente a una pantalla del recinto, llama corriendo a su hermano: “debemos comprar los derechos y adaptar la trágica historia de amor entre Hamilton y Dennis, no recuerdo algo comparable desde lo de Edith Piaf y Marcel Cerdan, la ambientaremos en los sórdidos arrabales británicos, será mi obra maestra”. Pero lo que le manchego no sabe es que la dramática historia de amor interracial ya ha sido entregada a Todd Haynes.

Mientras tanto, Kimi Raikkonen todavía no se cree lo que está pasando y piensa que es una alucinación provocada por un viaje retroactivo de LSD o parte de un nuevo delirium tremens. Pero no, es cierto, ¡el hombre de hielo (con whisky) es el nuevo campeón del mundo!

 

La celebración:


Read Full Post »

Older Posts »